GET SOCIAL WITH US
Tidal

Tidal: ¿Cambiará el tablero del streaming musical?

Tidal, un servicio de streaming de música de alta calidad, se apoderó de los medios el 30 de marzo al realizar un evento de lanzamiento repleto artistas líderes en taquilla y de streamings como Daft Punk, Jack White, Kanye West, J. Cole, Madonna, Rihanna, Deadmau5, Usher, Nicki Minaj, Chris Martin, Calvin Harris, Win Butler de Arcade Fire, Beyoncé.
Jay Z, es quien lidera el proyecto;  compró la compañía  Aspiro, firma desarrolladora de TIDAL, por 56 millones de dólares. (Tanto como Spotify como Aspiro son de Suecia).  Gran mérito de Jay Z el poder juntar en un mismo salón a los grandes de la industria, todos sonrientes, todos aportando con su perfil turquesa en las redes sociales el 30 de marzo, pues al final, el enganche de Tidal con los artistas es que ellos serán partes involucradas de las beneficios del servicio de streaming.  Pequeños accionistas de Tidal.
 
La oportunidad para capturar a grandes bandas se dio con las quejas de que los artistas reciben apenas pocos dólares por millones y millones de streamings de sus canciones. Alegan que no hay transparencia por parte de Pandora, Spotify y servicios similares. Bandas independientes dicen recibir menos de $100 por casi 25000 reproducciones.  Para explicar la situación, Spotify rápidamente lanzó un sitio para artistas donde da los detalles de distribución de ingresos, la fórmula consta de algunos factores por ejemplo:
El número de escuchas. A más reproducciones del tema, más dinero.
Los ingresos de publicidad que haya obtenido Spotify ese mes en el territorio.
Las suscripciones por parte de los usuarios a Spotify Premium de ese mes. “Una escucha de un suscriptor Premium (es decir, de pago) contabiliza, aproximadamente, como 150 de usuarios de Spotify Free (gratis)”, afirma desde Altafonte una distribuidora digital a la Rolling Stone.  

See below for explanations of each item.

 
Hay un 70%  de ingresos brutos que se destina hacia los labels, distribuidoras digitales, titulares de derechos y algunos stakeholders de la industria.  Es ese 70% que ha molestado a los artistas. Jay Z llega con Tidal, supuestamente para dar una alternativa a los músicos. Spotify alega que a medida que los usuarios de pago suban, el beneficio será mayor para los artistas, y en ese camino van.
Projected Future Album Royalties
Luego de una época de crisis con la llegada de Napster y la piratería, las grandes labels han logrado colarse nuevamente en la era del internet.  Causa mucha sorpresa ver que los sellos discograficos se llevan casi el 46%  (según un estudio de Ernst & Young para la SNEP)  del pastel del streaming.  Algunos artistas reconocieron no saber o tener claro las cláusulas y acuerdos con sus disqueras. Aquí falta transparencia entre los involucrados, pero los artistas no deberían ir contra los servicios de streaming sin antes revisar los acuerdos que tienen con sus representantes.
Sin duda es injusto que las bandas y compositores sean los que menor beneficio tengan en estos acuerdos, pero no es sensato que  TIDAL refuerce sus argumentos en base a que los artistas reciben muy poco por culpa de las plataformas. Acá hay un problema que se arrastra de décadas en la industria musical. 
 
Spotify pudo estabilizar a la industria musical, que se veía desesperada por el incremento exponencial de la piratería. Fueron años de negociaciones con las discográficas para formar una propuesta legal de streaming, sumamente atractiva para el usuario final.  Involucrar a las discográficas fue algo complejo, en ese entonces los labels seguían creyendo que el disco físico no debe morir, de hecho estaban impulsando lobbies políticos para que se persiga con mayor rigor a los piratas.  Spotify demostró que había un nuevo modelo que podría funcionar. Soporto años de pérdidas pero logro convencer a la industria de que es el camino a seguir y conseguir una gran tracción de usuarios. Ahora Spotify es la puerta de entrada a la exposición global para los músicos.
This chart shows the % of each age group choose to pirate less content when given a free and legal alternative. Source: Columbia University Copyright Infringement and Enforcement in the US.
 
 De cierta forma lo que me molestó de TIDAL es que quiera incomodar a un gran servicio como Spotify, copiando descaradamente su interfaz de usuario y varios puntos de su modelo de negocio con un lanzamiento fashionista al son de “The National Anthem” de  Radiohead, pero que al final no ofrece, según mi punto de vista, algo netamente rompedor e innovador en el music business.
 Spotify left, Tidal right. (Or was it Tidal left, Spotify right?)
Screen Shot 2015-04-02 at 10.44.16 AM
 Si bien Tidal ha logrado capturar a los grandes de la industria y rápidamente tener un catalogo de 25 millones de canciones (frente a los 32 millones de Spotify), al streaming le toca un camino muy difícil, pues de momento solo los fans de Taylor Swift ven con alegría el servicio.
Tidal ofrece un servicio de streaming de alta calidad, sin perdida en compresión.  Si Spotify ofrece en su versión de alta calidad un bitrate aproximado de 320kbps, Tidal llega hasta los 1.411kbps con code flac.  Sin duda magia para los heavy users. Heavy users dispuestos a pagar $240 al año ($19.99 mensual). Heavy users dispuestos a pagar $240 al año y con unos headphones o un sistema de sonido de alta gama. Desde un ordenador o auriculares regulares no notarás la diferencia. También cuenta con un servicio de $10 mensuales, en este caso el sonido es similar al de otros servicios.
Tidal-headphones
Cuenta con un modelo netamente de pago. Arriesgada apuesta de introducción, teniendo en cuenta que el modelo freemium (descarga u uso gratuito, después existe un pago por funcionalidades o contenidos adicionales) abarca el 98% de los ingresos en apps móviles, si bien la industria de los servicios de pago, como netflix, tiene otro comportamiento es necesario tener en cuenta esas estadísticas ya que una gran mayoría esta acostumbrada a no tener que desembolsar dinero por un servicio online. Ver o escuchar ADS es el precio de la gratuidad para dicha mayoría. Pero Tidal desde un inicio apunta a otro target.
Tidal apuesta por accesos tempranos a contenidos como la nueva rola de Beyoncé, videos inéditos, documentales como el de Daft Punk, playlists curados por los propios artistas, etc.  Puede ser que esos contenidos adicionales sirvan para capturar a los mas adeptos fans, pero la gran mayoría no querrá cambiarse de servicio, algo similar con lo que pasó con Google Plus o Ello, mucha expectativa poca acogida. Veamos si Alicia Keys le da “buena” espalda a Tidal como lo hizo con Blackberry.  Y esperar que ofrece Beats de Apple con la ayuda de Trent Reznor.
Siempre son bienvenidas las alternativas y competencias para el usuario final, pero en este caso puede ser que la llegada de Tidal no necesariamente beneficie a los usuarios finales con grandes innovaciones, sino mas bien sea una cuestión de disputas internas en la industria musical.

No Comments

Post a Comment